21
Octubre
2014

Invertir en valor es simple pero no es fácil

Invertir en valor es simple pero no es fácil

Simple y fácil: comúnmente utilizamos estas dos palabras indistintamente, pero están lejos de significar lo mismo. Correr una maratón, por ejemplo es simple. Empiezas a correr varias veces a la semana, mejoras tu resistencia, y luego vas a la carrera y sigues a la multitud. No hay muchos pasos que seguir ni mucha complejidad en el proceso.

Por supuesto, si piensas que eso significa que correr una maratón es fácil, estás loco – debes tener una gran disciplina y un gran manejo del tiempo, y debes mantenerte sano y evitar cualquiera de una serie de lesiones que afectan a los corredores.

En la inversión, un gran ejemplo del concepto de ‘simple pero no fácil’ es el gurú de fondos de inversión de alto riesgo, Joel Greenblatt. Joel Greenblatt (1957) es uno de los inversionistas más exitosos del mundo. Por más de veinte años ha alcanzado unos beneficios anuales promedio de más del 40 (!). Eso es más que suficiente para hacer crecer un una inversión de EUR 1.000 en EUR 1 millón en 20 años.

Buenas compañías a precios de ganga

¿Cómo funciona la estrategia Greenblatt? En términos generales, se basa en una noción de Greenblat simple, razonable, al estilo Buffett: "Comprar buenas compañías a precio de ganga."

La estrategia de Greenblatt’s identifica buenas compañías cuyas acciones se venden a bajo precio, justo como otros estrategas en valor exitosos han hecho desde que Benjamin Graham creó la inversión en valor hace décadas. Esta es una estrategia cuantitativa que de manera sorprendente, se enfoca en sólo dos variables: Rentabilidad de Beneficios y Retorno sobre Capital.

Para identificar “buenas compañías”, Greenblatt usa la primera variable: Retorno sobre Capital. Básicamente, este indicador es una forma de ver qué tanto dinero una compañía está haciendo al usar sus activos. Entre más alto el valor, mejor será el desempeño de la empresa en términos de generar beneficios.

La segunda parte de la estrategia Greenblatt es encontrar esas buenas acciones cuando se están vendiendo a “precios de ganga”. Para esto, Greenblatt usa el indicador de Rentabilidad de Beneficios. Generalmente, la Rentabilidad de Beneficios se calcula al dividir los beneficios por acción de la compañía en los últimos 12 meses por su precio por acción actual –básicamente la inversa del indicador precio/beneficios.

Suena fácil, ¿verdad? En realidad no lo es – recuerda los que Buffet dice: “fácil” y “simple” son dos cosas diferentes.

Disciplina y mentalidad

La dificultad de la estrategia de Greenblatt no está en la logística ni en los detalles, sino en la mentalidad. Esto es porque, aunque se ha demostrado que la estrategia funciona muy bien en el largo plazo, no funciona todo el tiempo. De hecho, Greenblatt ha tenido periodos de dos o incluso tres años en que ha obtenido resultados por debajo del mercado. Cuando eso sucede, dice Greenblatt, la mayoría de inversionistas saltan sobre las últimas acciones o estrategias “calientes” – lo que usualmente resulta en rendimientos sobrevalorados.

Si te mantienes disciplinado, estarás cosechando los frutos cuando el Sr. Mercado se da cuenta de que ha pasado por alto estas fuertes compañías. Saber esto – in en particular saber que no puedes predecir cuándo ocurren esos periodos de recesión y recuperación – Greenblatt dice que es absolutamente crítico mantener la estrategia en los momentos difíciles. Al final, su estrategia, igual que la de buffet, está basada en el sentido común y la disciplina --- no en la magia.

Invertir en valor es simple pero no es fácil

Déje un comentario

Estás comentando como invitado. Autentificación opcional debajo.

Joomla SEF URLs by Artio