28
Agosto
2014

Crea el portafolio de acciones óptimo – No pongas todos tus huevos en la misma canasta

Crea el portafolio de acciones óptimo – No pongas todos tus huevos en la misma canasta

La idea de la diversificación es tan simple que incluso un niño puede entender el concepto básico – “No pongas todos tus huevos en la misma canasta” – pero en la práctica parece casi imposible que los inversionistas individuales logren hacer esto.

Los inversionistas diversifican su capital en varias inversiones por la razón básica de minimizar el riego. Específicamente, la diversificación permite a los inversionistas reducir el riesgo asociado a una empresa o industria en particular.

Entre más acciones compongan tu portafolio, menor será tu perfil de riesgo. Un portafolio compuesto de 10 acciones es mucho menos riesgoso que un portafolio de dos acciones.

Por supuesto que los costos de transacción al poseer más acciones son mayores, por lo que resulta ideal poseer el menor número de acciones necesarias para reducir el riesgo de manera efectiva. ¿Qué número es ese?

¿Cuatro acciones?

En 1977 Elton y Gruber publicaron un famoso estudio que demostró que agregar 4 acciones más a un portafolio de una acción te ofrece el 71% de los beneficios de la diversificación respecto a un portafolio completamente diversificado.

Como resultado de estos hallazgos, muchos inversionistas famosos divulgaron la idea de adoptar una estrategia enfocada al invertir.

Luego siguieron los inversionistas privados: en 1990, un estudio de 60.000 portafolios de inversionistas privados encontró que en promedio los inversionistas sólo poseían 4 acciones.

Pérdida de oportunidades

William Bernstein, un famoso teórico financiero, explicó que el verdadero riesgo de un portafolio pequeño es perderse las acciones ganadoras.

Bernstein demostró que gran parte de la rentabilidad del mercado se resume en unas cuantas 'súper acciones' como Dell Computer en los años noventa (Dell creció 550 veces). Las súper acciones son muy raras en el mercado, así que necesitas un portafolio significativo para tener buenas probabilidades de incluir una de estas acciones en tu portafolio.

Falta de enfoque en tu portfolio

En cuanto a la diversificación, comúnmente mucha gente se enfoca en el riesgo de no estar lo suficientemente diversificado. Nosotros creemos que hay un riesgo práctico de estar demasiado diversificado.

Cuando eres dueños de muchas compañías, se vuelve casi imposible conocerlas bien. En lugar de tener una perspectiva competitiva, corres el riesgo de pasar por alto algunas cosas. Puedes olvidar actualizar la valoración intrínseca, o no investigar el nuevo competidos de la firma, entre otras cosas. Cuando pierdes el enfoque y te mueves fuera de tu círculo de competencia, pierdes tu ventaja competitiva como inversionista.

Regla general

Como regla general, la mayoría de inversionistas tienen al menos entre 15 y 20 acciones en su portafolio. Un portafolio de este tamaño debe permitirte minimizar el riesgo asociado con las compañías individuales, mientras aumentas las posibilidades de incluir algunas de las escasas ‘súper acciones’ y mantener el enfoque en tu portafolio.

En conclusión, echa un vistazo a tu portafolio y mira si te estás engañando. ¿Posees sólo unas cuantas acciones, o tienes unas 50 acciones? ¿Te estás dejando seducir por la fantasía de que eres brillante y el resto del mercado es tonto?

Si te intimida la idea de tener que investigar, seleccionar y mantener unas 15 acciones o más, considera utilizar nuestro servicio ValueSelect.

Crea el portafolio de acciones óptimo – No pongas todos tus huevos en la misma canasta

Déje un comentario

Estás comentando como invitado. Autentificación opcional debajo.

Joomla SEF URLs by Artio